‘STAR WARS: El suspenso de Skywalker’

Star Wars / Lavozdegalícia.com

Hace poco tiempo, en un sótano de Pakistán muy, muy lejano…

Una granja de bots al servicio del Imperio Disney se ha hecho con las redes sociales, en su enésimo intento por tapar, con una gran recaudación, las vergüenzas de un proyecto que jamás debió ser aprobado. Los mensajes positivos no cesan y los fans han recompuesto su ilusión a pocos días del estreno del Episodio IX, a pesar de las advertencias del experimentado almirante Ackbar: << Es una trampa >>.

Asimismo, tras la muerte del Lord Supremo Snoke -también conocido como Luis Martínez, del planeta El Mundo-, Palpatine ha encontrado en el sistema Diario ABC a un nuevo títere que sirva a sus propósitos con la crítica española, el poderoso Darth Ferderico Marin: << Es una película trepidante, con grandes actores jóvenes, un despliegue técnico a la última y un guion inteligente >>.

Todo parece perdido. Los miembros del ejército rebelde que aun resisten se encuentran emboscados por las hordas de Disney y no podrán resistir mucho más. Sin embargo, en un último acto heroico, la actriz que interpretaba a la líder de la Resistencia, Leia Organa, ha muerto para dejar que un ordenador haga el ridículo en su lugar, en su empeño por disuadir a los fans de la verdadera naturaleza del final de la trilogía. Y puede que de la saga tal como la hemos conocido…

starrr

El miedo es el camino que conduce al lado oscuro

Como no podía superar el insulto a la inteligencia que supone el inicio de ‘El ascenso de Skywalker’ -se ha oído la voz del emperador en toda la galaxia y eso-, me he tomado la licencia de parodiar las icónicas introducciones de ‘Star Wars’ para ilustrar el escenario en el que se presentaba el Episodio IX. Es decir, el contexto perfecto: medios untados y a favor y un público resignado.

Los fans estaban desolados a causa del estrepitoso fracaso del spin-off sobre Han Solo -totalmente prescindible y punible- y del a posteriori ya no tan aberrante Episodio VIII. Tal era la desazón, que hizo desaparecer el buen sabor de boca que había dejado ‘Rogue One’. La única pieza notable de esta hornada. Por ende, la carencia de expectativas e ilusión dibujaba una situación idónea para sorprender con algo simple y efectivo, como fue el refrito de ‘El despertar de la Fuerza’ -el claro ejemplo de que hace falta muy poco para contentar a una persona predispuesta-.

De esta manera, Disney cosechó un triunfo aceptable con una película, correcta en lo formal y entretenida, en la que J. J. Abrams no destacó más que Finn. Además de no aportar nada nuevo al género -que mereciera la pena, al menos – y de oler a la ropa interior usada de George Lucas. Pero, ¿por qué no? Hacer una película medio decente del universo Star Wars es como disparar con un blaster a un soldado imperial: un tiro seguro. Especialmente si apelas a la nostalgia del público adulto y, claro está, a la fascinación del sector infantil por las cosas de colores que giran como BB8, un nuevo droide resultón.

Entonces, Rian Johnson subvirtió el orden dogmático de la franquicia, en un valiente intento por derribar los ídolos ancestrales y asentar los pilares de una nueva mitología. Eso sí, con infinidad de signos innecesarios de pertenecer a la marca registrada Disney. No obstante, como es habitual en Star Wars, el miedo fue su perdición. Pues ya se sabe, el miedo es el camino que conduce al lado oscuro. El miedo a fracasar con una propuesta demasiado arriesgada -que fue tan solo un quiero y no puedo que se quedó a medio camino- llevó a la ira de los fans, la ira llevó al odio hacia ‘Los últimos Jedi’, el odio llevó al sufrimiento de tener que soportar los 141 minutos que dura ‘Star Wars: El ascenso de Skywalker’.

Personajes a seguir muy de cerca en el Episodio XIX / Elperiódico.com

No sabemos como, pero ha vuelto

Me resulta difícil expresar lo que pienso de ‘El ascenso de Skywalker’ sin el uso de esta analogía: En ‘Los Últimos Jedi’, Rian Johnson hizo malabarismos sobre la cuerda floja con los cánones de Star Wars, llegando a traspasar los límites del buen gusto y de lo plausible y lógico dentro de un universo ficticio en el que existe la Fuerza -¡Jamás te perdonaré lo de Leia en el espacio, jamás!-. Por su parte, Abrams decidió coger la susodicha cuerda, rodearse el cuello, buscar el armario más cercano y asfixiarse mientras se masturbaba sobre los cánones de Star Wars.

Si cierro los ojos; puedo sentir tu misma angustia, excitación y placer; aunque yo esté sentado en mi cuarto y tu colgado de un armario, Jota Jota; incluso puedo coger uno de los Clinnex de tu cuarto. Así de ridículo es lo de Rey y Kylo Ren. Entre otras cosas, como que el emperador saque del mar un millón de destructores con la Fuerza o lance rayos al cielo que impacten en las naves enemigas, que Rey sea capaz de sanar como Bart Simpson -esa escena curando a la serpiente para que veas que puede salvar a Kylo luego…- o que aparezcan los sith de Schrödinger, de los cuáles no sabes si están vivos o muertos hasta que mueren.

Bueno, además de emparejar escénicamente a Finn con una mujer negra porque no tenía gancho lo de Rose, cabalgar a lomos de no se qué por la cubierta de un destructor, inventar un hijo nunca nombrado para Palpatine y pasarse por el forro la profecía del elegido. Hasta la banda sonora de John Williams se empequeñecía frente a semejante cúmulo de despropósitos.

Aun así, la película es un frenesí. Empieza con una increíble persecución a velocidad luz -que, creo, contradice a un episodio anterior- y, sin dejar tiempo para respirar, te regala la mejor frase de toda la trilogía: << No sabemos como, pero el Emperador ha vuelto >>. El resumen y, a su vez, epifanía perfecta para lo que debió ser el final de la película y la trilogía. Al menos por mi parte.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s